Ángelus

Abraham Vázquez B...
Continuamente vemos al sacerdote profesando la palabra de Dios enmarcado en el espacio de la iglesia, comprometido con su vocación y a veces acompañado con un ayudante, pero la mayoría de las veces se encuentra solo, sin nadie a su lado que le facilite el libro santo o le acerque las vinajeras. Cuando contemplo al sacerdote y la soledad que le envuelve durante el ritual religioso, me pregunto: ¿Acaso ocurre lo mismo detrás del altar y en su vida personal? En este proyecto reflexiono alrededor de Ángel, el sacerdote guiado a través del silencio y la meditación, el hombre, y como la soledad se manifiesta en su vida detrás del oficio religioso.